argentina, cicloviaje, travesía, Uncategorized

Pedaleando en Argentina

Ruta Uyuni a Jujuy

Día 1

Tenía mi visa que expiraba el 23 de septiembre. Salimos el 24 de septiembre de Uyuni, después de dos días de descanso de la pedaleada en el Salar. La idea era hacer autostop hasta Villazón, cruzar frontera a la Quiaca y empezar el pedaleo por Argentina.

Así fue, salimos, inflamos las llantas y tomamos la carretera, casi dos kilómetros hacia las afueras de la ciudad, paró una camioneta y nos dijo que nos podía llevar 40 kilómetros, felices nos subimos. Eran cultivadores de quinoa, tenían 50 hectáreas de cultivo y nos decía que todo ello iba para exportación a China; claramente un producto altamente proteico y que en los últimos años es muy cotizado en el mercado internacional por sus propiedades. La cuñapita había leído un artículo días antes que decía que la exportación de quinoa de Bolivia al mundo, ha dejado niveles de desnutrición brutales en el país, porque todo lo bueno se va y lo malo queda para consumo interno.

Nos dejó en la entrada a sus cultivos, bajamos las bicis muy agradecidas y esperamos al próximo transporte. Es una vía poco transitada, pero muchos camiones de carga pasan debido a ser vía a frontera. Esperamos 5 minutos, no nos dio tiempo ni a sacar el ukelele para entonar nuestras primeras notas, y justo pasó una camioneta, le pedimos que nos llevara.

El señor iba a Tupiza, nos dijo que no tenía espacio adelante pero que si nos acomodábamos atrás con mucho gusto. No esperamos más y subimos todo el equipamiento incluidas nosotras en el balde de la camioneta. El viento se sentía al extremo así que nos abrigamos mientras sosteníamos todas las alforjas dispersas.

Hubo varios trechos de tierra y mucho polvo que nos dejó con un rico baño de tierra. Después de dos horas llegamos a Tupiza, el señor nos dejó cerca de la terminal. El viaje fue de salto y polvo, estábamos cansadas así que decidimos quedarnos en el pueblo. Encontramos un hostel muy bueno a 50 metros de la terminal, se llama Bien te fue (recomendadisísimo).

En la noche salimos a conocer la ciudad, era domingo, así que muchos restaurantes cerrados, pero la plaza central, las calles y la estructura de las casas nos fascinaron, así que caminamos por el pueblo. Cenamos en un restaurante llamado The Alamo (el más popular para turistas, la comida buena). Regresamos al hotel y dormimos.

Día 2

Desayunamos en el hotel, armamos las bicis y salimos rumbo a la carretera a buscar transporte para Villazón. Esperamos 20 minutos y pasó Freddy, un funcionario público que iba a trabajar a Villazó, muy amablemente nos ayudó a montar las bicis y equipaje y nos llevó a Villazón. Llegamos a la 13:00. Almorzamos, hicimos algunas compras de víveres que no encontraríamos en Argentina y salimos rumbo a La Quiaca.

Cruzamos migración a las 16:00, cambiamos el dinero en las casas de cambio de Bolivia (nos recomendaron por el tipo de cambio) y dimos una vuelta por la Quiaca buscando dónde armar la carpa. Preguntamos en Gendarmería, pero nos dijeron que ellos no acogen, así que empezamos a buscar en las plazas. Nos encontramos con la oficina de información turística, donde nos avisaron de un hostel económico.

Fuimos al hostel Merced, dejamos las bicis y salimos a hacer compras para la ruta del siguiente día. Nos admiramos de los precios, porque habíamos escuchado de la inflación en Argentina, sin embargo, fue económico, pensamos que puede ser por frontera.

Cocinamos en el hotel una rica ensalada de verduras, tocamos el ukelele, repasando las primeras canciones y descansamos.

dav

Día 3

Nos levantamos tarde, estábamos dos horas adelante de Ecuador, una hora más de lo que estábamos acostumbradas. Desayunamos, arreglamos las bicis con tranquilidad y salimos a las 10:30 del hotel. Tenía mis zapatos dañados así que fui a un zapatero para que los arreglen, mientras la cuñapita compraba el maní para el refrigerio.

Después de todo salimos a las 11:30 de La Quiaca. Empezamos el pedaleo. Toda la ruta es Pampa, pocos vientos y la vía plana. Paramos a la 1:30 de pedaleo donde almorzamos. Continuamos la pedaleada a la 13h30, los pueblos que pasamos son botados, poca población y hasta parecen abandonados porque nada está abierto.

Pedimos agua a los carros y nos regalaron. Llegamos a las 18:00 a Abra Pampa después de 73 kilómetros de pedaleo. La ruta fácil, al final hubo más viento. Los carros respetan tu espacio. Al llegar a Abra Pampa preguntamos en varios lugares para que nos acojan. En el hospital nos dijeron que no hay espacio, en la iglesia tampoco , a pesar de que en la parroquia tenían muchos lugares, por último, nos avisaron de un chico llamado Raúl que acoge a ciclistas en un camping, así que fuimos.

Cuando llegamos, no estaba Raúl pero un señor nos dejó pasar muy amablemente y ahí descansamos esa noche acampando después de una rica cena. El camping se llama a Sky full of stars (si, cómo có cancion de Coldplay) y está a dos cuadras y media de la plaza central.

Día 4

Nos levantamos tarde, toda la noche hubo mucho viento, pero no sentimos frío. Entre recoger las cosas de camping, arreglar las bicis, cambiarnos y comprar el refrigerio, salimos a las 11:45, súper tarde!

El plan era llegar a Humahuaca a 85 kilómetros. La ruta era diferente que la del día anterior, hay más subidas y bajadas y algunos planos. Al principio hubo viento pero después fue bajando. Paramos a la 13:00 a almorzar, y seguimos.

Pasamos por Tres Cruces a las 15:00, un pueblo poco habitado, desde ese punto empezamos a ver ya los colores de las montañas increíbles. La ruta fue linda, a pesar del fuerte sol, por lo que bebimos mucha agua.

dav

A 15 kilómetros de Humahuaca se empezó a apreciar desde lejos el famoso Cerro de los 14 colores. Increíble!!! Hace seis años yo había visitado este lugar, pero la sensación de ahora hacerlo en bicicleta me llenó de nostalgia y emoción.

Llegamos a Humahuaca a las 18:00, yo estaba sorprendida por lo grande que estaba la ciudad, no la recordaba de esa manera. Entramos al centro y nos encontramos con un cicloviajero, Ale, que nos avisó de un hostel. Como queríamos quedarnos dos días ahí, decidimos aceptar.

El hostel se llama Giramundo, es muy bonito, buena vibra y el precio es cómodo, incluye desayuno. Nos instalamos en la habitación, nos duchamos y salimos a cenar pizza. Después en el hotel organizaron una pequeña fiesta en un bar así que nos unimos. Pero ya el cansancio nos hizo regresar a las pocas horas.

Día 5: Rest day en Humahuaca

Conocimos la Quebrada de las Señoritas, hicimos un pequeññpicnic con vino de la región y después regresamos a Humahuaca y dimos una vuelta en el pueblo, tiene un centro y estructura maravillosa.

Día 6: Humahuaca a Tilcara

Teníamos 49 kilómetros desde Humahuaca. Nos levantamos, arreglamos los frenos de la bicicleta, pusimos aceite y entre el desayuno, la arreglada de maletas, y nosotras, salimos a las 14:00.

La salida de la ciudad tiene una mínima cuesta, después empieza todo el camino de travesía hasta Tilcara. Hubo mucho sol, así que paramos a beber agua cada cierto tiempo. A los 20 kilómetros de llegar a Tilcara nos encontramos con un cicloviajero uruguayo, venía desde Purmamarca e iba rumbo a Humahuaca, paramos a conversar y compartir consejos de ruta.

FB_IMG_1538775953181

Se acercó una mujer suiza de unos 60 años de edad, ella nos dijo que hace algunos años viajó en bici por esta zona así que nos quedamos conversando. Después seguimos rumbo a Tilcara, los últimos 10 kilómetros hizo muchísimo viento.

Los carros, sobre todo camiones y buses no respetan el espacio, pitan demasiado y pasan muy cerca a la bicicleta. Varias veces nos asustamos y tuvimos que parar la bici. Llegamos a Tilcara a las 16:15 y fuimos a almorzar en un restaurante.

Nos contactamos con Julia, una amiga de nuestra querida amiga Giulia, quien nos acogió en su maravilloso departamento fuera del centro de la ciudad. Un espacio que brilla por su tranquilidad y espiritualidad. Tilcara es una ciudad turística con comercio y movimiento artesanal. La estructura es muy acogedora, los precios son altos debido al turismo masivo en la ciudad.

Día 7: Visita a Purmamarca

Purmamarca es un pueblo que está a 27 kilómetros de Tilcara hacia el sur. El pueblo es reconocido por el cerro de los Siete colores y las salinas. Decidimos dejar las bicis en Tilcara y recorrer esta zona en otro transporte.

Además, aprovechamos la estadía en Tilcara y nos invitaron a una ceremonia de sanación de útero donde asistió la cuñapita.

Día 9: Tilcara a San Salvador se Jujuy

Salimos de Tilcara a las 12h00 de medio día. Y empezamos la pedaleada bajo un sol insoportable. Pasamos la entrada a Purmamarca y paramos a almorzar; este primer tramo fue travesía, hay subidas cortas con inclinación de hasta 3%.

Retomamos la ruta y por la tarde empezó a pronunciarse un fuerte viento que nos detuvo el ritmo, tuvimos un buen trecho de travesía y después una subida de 5 kilómetros que alcanza el punto más alto de la ruta. El desnivel es de 2%.

Después tuvimos una mega bajada hasta la Rioja, seguía el viento pero poco a poco fue disminuyendo. Desde la Rioja hasta San Salvador de Jujuy es travesía, el clima fue agradable. Llegamos a Jujuy a las 19h00 tras pedalear 5h30.

Jujuy – Salta

De Jujuy a Salta, en MapsMe, teníamos un recorrido de 95km. Salimos tarde de Jujuy, tuvimos que ir a inflar nuestras llantas y la salida de la ciudad nos tomó algún tiempo por lo que empezamos la pedaleada a las 11h00.

Al salir de la ciudad encontramos un cruce con varios caminos, nos paramos a ver la ruta y justo un señor que vendía empanadas nos preguntó si nos molestararíamos si nos regabala unas cuantas. Felices aceptamos. El señor nos aconsejó ir por la autopista a Salta en lugar de ir por Salta cornisa, debido a que solo haríamos 8 kilómetros más, aproximadamente, y que hay menos cuesta.

Le hicimos caso y seguimos la ruta, fue una ruta de mucho sol, es amplia en algunas partes. Después de los 40KM, aproximadamente, la ruta es de dos carriles, uno de ida y regreso, por lo que los carros grandes, camiones y buses pasaban demasiado cerca y debido a la velocidad nos empujaban a la acera de piedras y tierra.

A los 45 kilómetros paramos a almorzar en un campo verde con árboles. La ruta es plana, no tuvimos mucho viento. Retomamos la pedaleada a las 14h00, 20 kilómetros más allá, pinché mi llanta por lo que tuve que parar a arreglar.

Cambiamos el tubo, sin embargo, nos dimos cuenta que la bomba estaba dañada, así que empezamos a pedir ayuda. Una camioneta paró y con un compresor que llevaba nos ayudó a inflar la llanta. Seguimos con la ruta a las 16h30.

Todo el día bajo el sol fuerte y el estrés de los carros pasando cerca y a toda velocidad, hizo que la ruta se haga muy pesada por lo que llegamos a Güemes a las 17h30 después de 79 kilómetros de cicleada. Paramos a comer una rica ensalada y tomar café.

Faltaban casi 60 kilómetros, es decir, no eran 9 kilómetros más de lo programado, como nos informó el señor de las empanadas. Era muy tarde y estábamos agotadas de seguir cicleando así que paramos y una pequeña camioneta nos llevó hasta Salta.

Llegamos a Salta a las 19h30 donde nos encontramos con Jime, cicloactivista feminista de Salta quien nos brindó una hermosa acogida, llena de amor, alegría y conocimiento en su casa.

Gracias Jime!!!

Ella es parte del colectivo Bicibles de Salta. Aquí les dejamos su Fan page  https://www.facebook.com/lasbicibles/

btf

Salta-Mendoza

Salta fue una ciudad encantadora, más allá del centro y las edificaciones coloniales fue el calor humano que recibimos. Jime, una mujer excelente llena de vida y fuego, nos dio la mejor acogida junto a su hijo Boris.

Jime es una cicloactivista feminista que es parte del grupo de las bicibles de Salta. Ellas se dedican a incentivar el uso de la bici dentro de las ciudades y ven a la bicicleta como una herramienta política. Organizan espacios de reflexión sobre textos de género desde una perspectiva de justicia social.

IMG-20181113-WA0033

En Salta tuvimos la oportunidad de dar un taller sobre migración y género, las bicibles tomarán en cuenta desde ahora a mujeres y disidentes migrantes dentro de sus espacios, usando un lenguaje inclusivo en convocatoria, visibilizando a la población y generando alianzas con organizaciones para generar proyectos en conjunto.

IMG-20181113-WA0035

De Salta partimos el 11 de octubre, debido a que nuestras familias llegaban a Santiago de Chile el 29 de octubre, decidimos hacer autostop desde Salta a Mendoza, 1396 kilómetros. El clima estaba nublado, paramos en las afueras de la ciudad con las bicis, un letrero y pocas ganas de irnos. Empezaron a pasar algunos carros pero ninguno paraba.

A la hora y media paró una combie, era Luís un chico de un pueblo a 150 kilómetros que nos llevó muy amablemente hasta allá, nos fue contando de los productos de la zona, la ganadería y de su hobbie de andar en bicicleta. Iba a allta velocidad por lo que llegamos en menos de una hora al destino.

Empezó a llover y estábamos en el limbo de quedarnos a dormir ahí o buscar a otro carro. Decidimos seguir pidiendo ayuda unos minutos más. De repente paró un camión de carga pesada, era un chico de Tucumán que nos podía acercar hasta la ciudad de Tucumán.

Oscar, un joven de 26 años, que no era feliz en su trabajo como camionero, extrañaba tener tiempo para jugar fútbol con sus amigos, decía que pasaba mucho tiempo solo. Hablamos de diferentes temas todo el viaje, a él le apasionaba la geografía y conocer otros países, le llamaba la atención Europa.

Entre tema y tema de conversación anocheció, Óscar nos dijo que llegar a Tucumán en la noche resultaría peligroso por lo que nos recomendaba quedarnos en un pueblo antes de Tucumán. Nos dejó en una gasolinera de Benjamín Paz. Nos bajamos y preguntamos si podíamos armar la carpa en algún sitio de la gasolinera, nos dijeron que no, así que encontramos un hotel donde pasamos la noche.

Nos quedaban 1012 kilómetros hasta Mendoza, coincidimos en el feriado del 12 de octubre, día de la resistencia indígena. Mucha gente debido a tener un día libre de empleo salió a distintos lugares, varias personas a una competición de enduro de 150 kilómetros en la provincia de Tucumán, por lo que mucha gente iba a Tucumán pero no regresaban a Mendoza.

Estuvimos en la gasolinera desde las 10h30 hasta las 15h30 hasta que un señor nos ayudó hasta la entrada de Tucumán, nos dejó y a los pocos minutos pasó un camión (Lucas y Alberto) nos recogieron y nos llevaron hasta Mendoza.

IMG_20181021_120422.jpg

Pasamos con ellos 24 horas. El camión era de carga pesada por lo que no podía ir a alta velocidad, además que eran casi 1000 kilómetros de recorrido. A pesar de ser un día metidas en un camión, pudimos apreciar un poco más de cerca el diario vivir de los dos.

Alberto un hombre que desde los 18 años empezó a manejar camiones, era un trabajo con buena remuneración, con lo cual pudo comprar una casa, un carro y sostener a su familia, ya tenía 22 años trabajando como camionero. Lucas, un jovencito de 20 años, que se dedicó a manejar camiones debido a que toda su familia lo hacía. Alberto es el tío de Lucas.

Desde un inicio empezamos a conversar, sabíamos que era un largo trayecto así que temas de conversación iban y venían, además porque como “copilotas” no podíamos dejar que los “pilotos” se duerman.

Entre kilómetros y horas de viaje, pudimos observar los vicios y me atrevería a decir la vida poco sana que llevaban los dos. Fumaban muchísimo, pararon una sola vez a comer, porque decían que estaban acostumbrados a comer una vez al día.

Pero bueno, cada persona lleva la vida que quiere y como quiere. Así, después de un día nos dejaron a 45 kilómetros de la ciudad de Mendoza, estábamos las cuatro personas agotadas, así que nos despedimos y seguimos el viaje.

Con la cuñapita fuimos a comer algo en la gasolinera y continuamos la ruta a Mendoza pedaleando. Llegamos a las 19h00 a la casa de Valentín, quién nos acogió por la Red de warmshower.

Valen, un chico súper crítico y aventurero, ha viajado varias veces en bicicleta por Sudamérica. Nos quedamos en casa de él y de su hermano disfrutando del rico vino de Mendoza, de las súper conversaciones de política, música, cultura latinoamericana y más.

El Calafate a El Chaltén

La convivencia es uno de los puntos que más nos comieron la cabeza antes de salir de viaje, no por nosotras (cuñapita y yo) sino por el resto de la gente. Las dos sabíamos que viajar en bici nos iba a llevar a momentos críticos en donde el verdadero carácter saldría a flote.

Y bueno…nos ha pasado ya varios momentos de esos, pero nos hemos apoyado.

Recién, hace poco, una o dos semanas, en El Calafate tuvimos una conversación en donde las dos coincidimos estar cansadas de un modo de viaje en donde cada una ha tenido que ceder en varias cosas. Claramente no habíamos cicleado durante casi un mes, dedicamos a noviembre a la visita familiar y a la visita de Giu haciendo trekkings y dejamos nuestra vida nómada de lado.

Así que decidimos emprender el rumbo cada quien por su lado. Sin embargo, entre una y otra cosa, nos mantiene motivadas el proyecto, por lo que seguimos juntas en la ruta y en busca de aprender más sobre la garantía de derechos a niñas, mujeres y disidentes sexuales en Sudamérica.

Día 1

Retomar la bici, nos hizo sentir más vivas que nunca, muy motivadas con regresar a la vida nómada salimos los primeros kilómetros hacia El Chaltén, lugar que habíamos estado antes con Giu, pero que fuimos sin bicicleta, ahora regresábamos por la misma ruta con las yeguas de acero.

Salimos súper tarde, dejando todas las cosas pendientes por hacer. Salimos a las 17h00 de El Calafate, hasta la primera casa abandonada, pasando la primera bifurcación en la ruta 40. Es un lugar a 37km, con el viento a favor, los primeros 30 kilómetros, al dar la curva todo el viento fuerte de las 18h30 nos pegaba de lado.

Llegamos a las 19h00 y armamos la carpa, es un buen spot que está refugiado del viento patagónico y a orillas del río Santa Cruz.

Cenamos un rico arroz con vegetales y nos fuimos a acostar viendo una película de un tema que ahora nos apasiona gracias a Giu, “Montains” se llama la película.

Día 2

A la mañana siguiente nos levantamos a las 7h00 y se empezaba a sentir el viento. Entre arreglo de bici, desayuno y conversaciones, salimos a las 11h00 del spot. Empezamos la pedaleada con todo el viento de lado, no estaba tan fuerte.

A las 13h30 paramos a almorzar, habíamos hecho en una hora y media tan solo 27 km. El viento era fuerte y sentía que mi bicicleta estaba funcionando un poco mal, no se si por la cadena o por las nuevas llantas.

Decidimos buscar un spot a lado del Lago Argentino y paramos a almorzar, la idea era esperar hasta las 19h30 que pasaría el viento y seguro podríamos retomar la pedaleada.

La espera fue entretenida: comimos, escribimos, dormimos y tocamos el ukelele. Pero el tiempo no cambiaba y por el contrario empezó más fuerte a soplar el viento, así que decidimos ir más hacia la ruta alterna y armar la carpa en un spot indicado en la app de Overlander.

Cenamos pronto con la idea de descansar temprano y poder salir a las 6 am al siguiente día para avanzar y que el viento no nos detenga.

Día 3:

Nos despertamos súper temprano, a las 5h15 de la mañana. Nos alistamos rápido y salimos a las 7h30, pensando que no tendríamos viento. Sin embargo, la historia fue otra, tuvimos toda la ruta viento, al principio fue soportable, pero después de las 10h00 el viento empezó con más fuerza que hacía que vayamos a 10km por hora.

Pedalear y pedalear con mucha fuerza en contra del viento nos agotó muy rápido. A las 11h20 paramos cerca de Luz Divina, no podíamos más!A los pocos minutos se acercó un señor en un carro quien nos dijo que también había viajado en bicicleta y nos regaló un chocolate a cada una.

Paramos, tomamos agua, comimos un pequeño snack y sentíamos que no podíamos continuar con el viento. Nos faltaban más de 100km hasta El Chaltén. Justo paró un carro, Gabriel quien nos llevó hacia El Chaltén.

Es un hombre oriundo de Bariloche pero que vive hace muchos años en El Chaltén, nos hizo un pequeño tour por el pueblo y nos invitó un rico mate al llegar a El Chaltén.

IMG-20181215-WA0030

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s