cicloviaje, perú, travesía, Uncategorized

Nuestras burras en Perú

La Balza-Jaén

Día 1

El 10 de abril ingresamos a Perú, por la frontera de La Balza, hicimos migración y nos ofrecieron estadía en las oficinas del punto migratorio del lado peruano. Ahí conocimos a Luisa, una mujer muy conectada con la naturaleza, artista que viaja con su perrita Zamora. Ella va vendiendo artesanías y baila haciendo malabares en los semáforos.

IMG-20180911-WA0056.jpg

Pasamos la noche en La Balza y al día siguiente hicimos nuestra primera ruta en terreno peruano rumbo a San Ignacio, 47 km de ruta. Los primeros 10km son travesía, luego son 15km de subida, 5km de travesía y 10km de subida y 7 Km de bajada. Llegamos a las 14h00, almorzamos y decidimos quedarnos ahí. Nos hospedamos en un hotel, tras no recibir el apoyo ni de la iglesia ni del municipio.

IMG-20180911-WA0076.jpg

Día 2

A la mañana siguiente salimos rumbo a Perico. Una pequeña población a 53km de San Ignacio. Desde que salimos el clima era muy caliente, sin embargo empezamos con 10km de subida y después una súper bajada de 30 km, y los últimos 13km son un falso plano.

La ruta tiene unos paisajes increíbles, de plantaciones de caña de azúcar y arroz. Hermosos a la vista, pero casi todo monocultivos, lo más dañino para la agricultura y ambiente. Al llegar a Perico a la 13h00, almorzamos en un restaurante y la señora dueña y su amiga empezaron a conversar con nosotras, les contamos nuestro recorrido y fascinadas nos ofrecieron un espacio en su casa para dormir.

Esa tarde fuimos al río y dormimos en la casa de la señora del restaurante.

IMG-20180911-WA0036.jpg

Día 3

A la mañana siguiente salimos hacia Jaén. Teníamos 56km de recorrido.

La mayoría de la ruta es travesía, salvo los últimos 5km de entrada a la ciudad. Jaén era la primera ciudad grande que nos encontrábamos en Perú. Es la ciudad de las mototaxis. Una locura de tráfico.

Jaén-Chachapoyas

En Jaén nos quedamos hasta el 22 de abril. Ahí conocimos a Camilo, un cicloviajero colombiano, maravillosa persona, que venía recorriendo desde Bogotá (Colombia), cargando más de 50 kilos de equipaje.

En Jaén conocimos a colectivos ciclistas, colectivos de mujeres y participamos en el taller de mujeres cacaoteras y chocolateras. También participamos en un ciclopaseo familiar.

La municipalidad de Jaén nos auspició el hospedaje. Paramos una semana en Jaén, tanto nosotras como nuestras bicis. Fuimos al taller “El CICLISTA” dónde Miguel nos reparó las bicis e igual cambiamos algunos componentes, entre ellos los cambios.

IMG-20180911-WA0033.jpg

Día 1

El 22 de abril salimos hacia Bagua Grande, a 73 km. Salimos muy tarde, como a la 13h00. Los primeros km fueron bajada y travesía hasta el cruce del río Marañón. El cruce lo hicimos en bote y continuamos la ruta por una carretera de tierra hasta salir a la vía principal asfaltada.

IMG-20180911-WA0052.jpg

Llegamos a la vía principal en la noche y tuvimos que ciclear 2 horas en la noche. Ni Mari ni yo teníamos linternas, Cami nos apoyó con la iluminación. Llegamos a una gasolinera en las afueras de la ciudad de Bagua Grande.

Nos quedamos en la gasolinera donde nos dieron un espacio para acampar. El clima era cálido.

Día 2

A la mañana siguiente salimos rumbo a Pedro Ruiz. Una ciudad a 67km. Empezamos con una linda bajada y luego travesía durante 25km. Después son 8km de subida y 5 km de bajada. La mayor parte de ruta cicleamos bajo la lluvia. Nos advirtieron de que habia derrumbes por lo que encontramos un lugar para acampar a 20km antes de Pedro Ruiz.

Día 3

A la mañana siguiente, salimos a las 11h30 rumbo a Chachapoyas, y Camilo se quedo esperando hasta que TODA su ropa secará. A las 14h00 llegamos a Pedro Ruiz y continuamos la ruta hacia Chachapoyas. Es una de las rutas más bonitas que hemos cicleado, a lo largo  del cañón del río Marañón. Llovió casi toda la ruta, después de 66km de pedaleada llegamos a Caclic, 8km antes de subida hacia Chachapoyas.

Era de noche así que nos quedamos en Caclic, la familia dueña del único restaurante de la ciudad nos acogió en su casa. La policía no nos dejó acampar en sus instalaciones debido a que tenían una ley que prohibía que las mujeres entren. Nos quedamos boqueabiertas.

Día 4

Descansamos de maravilla, desayunamos y salimos con fuerza a ciclear la subida a Chachapoyas. Mientras, la policía, con abuso de poder, nos pitaba constantemente y usaba su megafono para gritarnos. Indignante. Asqueroso. Llegamos a Chachapoyas a medio día en donde nos acogió Elber, de la plataforma de couchsurfing.

En Chachapoyas nos quedamos hasta el 29 de abril y nos reencontramos con Camilo. Conocimos, la hermosa cascada de Gocta -más grande de Perú-, y la ciudad de Chachapoyas.

Chachapoyas-Cajamarca

Día 1

El 29 de abril salimos hacia Tingo Viejo, a 37km de Chachapoyas, nuevamente la mayoría de la ruta llovió, la superficie en su mayoría fue plano. Llegamos a las 17h00, en el camino nos encontramos con una pareja de cicloviajerxs, que venían en dirección opuesta, cruzamos datos y recomendaciones y seguimos. Ellxs nos recomendaron preguntar en un restaurante en Tingo Viejo para acampar.

Así fue, llegamos y en el restaurante nos acogieron y nos dieron un espacio para acampar. La familia de varixs integrantes nos recibió con los brazos abiertos.

Día 2
A la mañana siguiente hicimos un súper treking hacia Kuélap, una ruina pre-incaica, la segunda más grande después de Machu Picchu.

Existen dos formas de subir a Kuélap, la primera en teleférico o la segunda caminando 3 horas, con la Mara y el Cami, decidimos hacer una caminata. Entre la masticada de coca, el plátano dulce y el chocolate subimos con mucha energía hasta las ruinas incaicas.

Día 3

A la mañana siguiente conocimos Macro, un lugar maravilloso y mil veces más recomendado que Kuélap. Macro está a 3km antes de llegar a Tingo Viejo. Es una finca privada del señor Félix, un señor local que critica al turismo masificado de Kuélap y los pocos beneficios económicos del turismo que llega a la población de la localidad.

Félix, nos hizo un tour por Macro explicando las casas de los Chachapoyas, una cultura preincaica. Nos contó la historia desde su experiencia y de manera más vivencial, por último, junto a su familia, nos invitaron a compartir los famosos juanes (envoltura de verde, arroz con pollo, carne y vegetales, típica de la región).

Día 4

El día 02 de mayo, salimos hacia Leymebamba. Cami (el coloncho) se quedó, por tema de salud. Triste despedida. Pocos dias juntxs, pero intenso, anécdotas, risas, experiencias y mucho cariño.

Teníamos un recorrido de 50km. Casi toda la ruta es travesía a orillas del río, los últimos 5km son subida hasta Leymebamba.

Llegamos a la ciudad y nos acogió una familia de personas artesanas. Nos quedamos la noche en un cuarto frío, debido a que no había paredes ni ventanas, todo era de plástico. En Leymebamba conocimos a una pareja de cicloviajerxs, Daniel y Chie, él de Estados Unidos y ella de Japón. Conversamos y quedamos en encontrarnos durante la ruta del día siguiente.

IMG_20180411_100842.jpg

Día 5

Por la mañana empezamos la desafiante ruta hasta Calla-Calla, a 3600msnm. La ruta es de 45km de subida. Sólo subida y poca travesía. Empezamos a las 9h30 la ruta y llegamos a las 16h30 a la cumbre. Decidimos acampar. Encontramos un increíble spot de camping. Un atardecer rojizo nos deleito y de ahí cocinamos la cena y nos metimos corriendo a la carpa. Fue una noche frígida.

Día 6

Amaneció, después de una larga noche, desayunamos e hicimos los 45km de bajada hacia Balsas. El camino es de trocha y parte pavimento, con abismos abrumadores. Al principio la bajada fue divertida pero 45km de bajada con el mismo paisaje arido llegó a ser aburrido y agotador (aunque las bajadas normalmente te llenan de adrenalina).

Bajamos de un clima gélido a un calor insoportable en Balsas. Después de 2h30 del descenso, almorzamos en Balsas y decidimos quedarnos, nos dieron posada en la escuela, frente al parque.

Día 7
Sabíamos que después de Balsas teníamos que subir 2000 msnm, nos indicaron que lo mejor era salir temprano. Pero si en algo somos malas, es para salir temprano, entre una que otra cosa, salimos a las 9h30. Empezamos súper tarde la cuesta.

Hicimos los 20km hasta El Limón donde almorzamos y nos abastecimos para el resto de la subida. Al no calcular bien el tiempo, no coronamos la cima, por lo que llegó la noche y estábamos aún a 30min de Jelsig. Tuvimos que arrastrar la bicicleta ya que era una carretera irregular, angosta y con un gran abismo. Arrastramos 30 mins la bicicleta hasta encontrar la primera casa, salió un señor con la bola de coca en la boca, le pedimos que nos de un espacio para acampar, y muy amablemente nos dejó poner la carpa en su chakra (terreno).

Esa noche dormimos rodeadas de un burro y un cerdo. Estábamos tan cansadas que no sentimos el frío de la noche.

Día 8

A la mañana siguiente culminamos los 5km más de subida y empezó la bajada a Celendín, donde paramos a almorzar y decidimos descansar esa tarde.

IMG_20180504_121847.jpg

Día 9

Salimos rumbo a Cajamarca, eran 102 km. Todas las personas nos indicaron que era todo plano, pero si algo hemos aprendido, es que cada persona te indica la inclinación según su medio de transporte (carro, bus, a pie, mula, bici, etc.). Y por supuesto, la ruta era lejos de ser plana! Los primeros km hasta Lomas del indio fueron subida y subida, luego una parte de travesía. Después, nuevamente,subida hasta alcanzar el punto más alto pasando Pampas del Toro, donde empieza el descenso a la Encañada. Un frío abrumador!!!

Bajando a la Encañada, escuchamos y vimos a un campesino y una campesina gritar “corran corran, busquen refugio que viene el aguacero”. Las dos pedaleamos como locas hasta encontrar un refugio, sin embargo nos mojamos. Llegamos a la Encañada pero no teníamos donde resguardarnos, estábamos muy mojadas y no paraba de llover. Estabamos tiritando por lo que decidimos tomar una combie hasta Cajamarca, ciudad que nos enamoró por completo, y unos pocos días se setransformaron en dos semanas. Hermosos proyectos, personas. Pura inspiración.

Trujillo-Yungay

Desde Cajamarca a Trujillo fuimos en carro. En Trujillo conocimos la casa del ciclista de Lucho ( un sitio recomendado para todas las personas cicloviajeras), las ruinas pre-incaicas de Chan Chan Lugar lleno de magia, de sabiduría y de historia. Dimos un pequeño salto a Huanchaco, playa conocida por sus olas y barcos de totora. Nos decepcionó un poco, y tras dos dias, nos fuimos de nuevo a Trujillo.

Día 1

Salimos de Trujillo rumbo a Chao, una población a 66km de Trujillo. En la salida Paula (cicloviajera uruguaya) y un cicloviajero Francés nos acompañaron hasta el Templo del Sol y la Luna. Menuda arquitectura, sabiduría y espiritualidad.

A las 14h00, después de la visita a los templos salimos rumbo a Chao. El inicio de la ruta fue una pequeña subida y luego toda la ruta se transforma en una planicie, con viento y con un paisaje seco y aburrido.

Además, al ser la vía grande, los carros van a altas velocidades, por lo que nos sentíamos en un estado constante de riesgo. Llegamos a Chao a las 18h00. Nos acogió la policía, con quiénes hablamos de feminismo inclusive!!! Nos dieron una posada en el patio trasero.

Día 2

A la mañana siguiente salimos rumbo a Chuquicara, el recorrido era de 70km. Los primeros 20km continuaron siendo una planicie aburrida. Antes de llegar a Chimbote, nos desviamos hacia Tenguche, dejamos de lado la carretera pavimentada, yy empez una carretera de tierra y polvo. Parecía desierto.

IMG-20180911-WA0080.jpg

No fueron más de 10 km así, pero se hizo tantísimo más largo. Fue agotador el sol y el polvo, luego llegamos a una parte de 5km máximo que estaba asfaltada y después nuevamente polvo, tierra y sol. De repente, entre paisajes tan áridos, se empezó a observar plantaciones frutales. Llegamos a Tenguche, nos paramos en una tienda a comer papaya y a tomar agua.

Seguimos la ruta y a 20 km antes de llegar a Chiquicara pinché, por lo que nos paramos a parchar mi llanta. Justo pasó una patrulla de policía y nos preguntó que si estábamos bien, les dijimos que si, que parcharíamos la llanta y seguíríamos la ruta hasta encontrar un spot para acampar. Los policías nos dijeron que ese sector era uno de los más peligrosos de Perú. Tenguche al ser un pueblo fantasma, las y los pobladores paran a los buses y asaltan a la gente con piedras, por tal motivo los policías custodian los buses.

IMG_20180911_170709.jpg

La Mari y yo asustadas, les pedimos que nos llevarán hasta el siguiente pueblo. Se fueron a patrullar los buses y nos llevaron a Chiquicara, en dónde uno de nosus compañeros nos dejaron quedarnos en sus oficinas. Durante el trayecto, una vez más nos preguntaron, ” cómo viajan dos mujeres solas?”. “Primero, somos dos, y segundo, esa pregunta no se la hubiera hecho a un hombre que viaja sólo o con otro. Tenemos el mismo derecho a viajar, sea sola, con dos, tres, etc. No somos nosotras quiénes tenemos que dejar de viajar, si no que los hombres modifiquen sus comportamientos machistas en todos los sentidos y dejen de agredirnos, de violarnos, de asesinarnos. Tenemos que seguir luchando, todas y todos, para que viajar no sea un desafío, un reto, si no una aventura más que poder contar”. Su respuesta cuál fue? “Ah, ustedes son feminazis entonces? Esas mujeres que odian a los hombres?”. Se pueden imaginar nuestra cara. Entramos en un debate sin fin explicándole lo que significaba el feminismo y rompiendo con los mitos como ” feminazis”, “mujeres que odian a los hombres”,etc. Les entro por un oído y les salió por otro.

Día 3

A la mañana siguiente después de desayunar, nos alistamos y antes de subir a la bicicleta, los policías, unos machitos, nos preguntaron “y no quieren quedarse a limpiar y hacer la cocina en la comisaria?”. Agotadas de sus comentarios, de contestarles, de su arrogancia, de su abuso de poder, les respondimos claramente, y nos fuimos rumbo a Yuracmarca, a 55km de recorrido. Salimos y el primer tramo es subida, una pendiente gradual, no tan inclinada pero todo el camino es subida. Encuentras pocos planos y casi ninguna bajada.

Llegamos a Huarupampa donde almorzamos y continuamos, los últimos 5km son subida hasta Yuracmarca, con un sol agotador. Al último, una buena bajada tras la que conseguimos un buen spot en una chakra y acampamos rodeadas de vacas y toros. Nos preparamos una rica avena y chocolate, observamos la vía láctea, y de ahí, saltamos corriendo a la carpa.

IMG_20180526_114607.jpg.jpg

Día 4

Al día siguiente nos despertamos con un hermoso amanecer, lamentablemente mis dos llantas pinchadas, no nos dimos cuenta de los pinchos de páramo. Queríamos salir a las 8h30 pero hasta parchar las llantas, salimos a las 10h30.

Seguimos la ruta y paramos en Huallanca donde comimos un rico almuerzo a las once de la mañana! Nos recargamos de energía para subir y cruzar el Cañón del Pato y los 48 túneles. Desde que salimos de Yuracmarca todo fue bajada hasta 8km antes de llegar a Huallanca.

La subida tiene una inclinación de 10% y es rápida, no fue tan dura como pensamos. Después, cruzamos los túneles y el paisaje, las cascadas y los infinitos túneles hicieron que el camino fuera agradable, es una mínima inclinación y hay algunas subidas y también bajadas.

Después de haber cicleando casi todo el día, los últimos 5km antes de llegar a Caraz es una cuesta, dimos todo lo que nos quedaba de energía y llegamos a Caraz. Lo primero que hicimos fue ir a una panadería a comer dulces. Nuestro cuerpo nos pedía azucar!!!

Justo nos contactamos con Daniel y Chie (cicloviajerxs que conocimos en Leymebamba y luego nos vimos en Cajamarca) y nos dijeron que estaban en Caraz en un hostal bueno y no tan caro, así que fuimos donde ellxs.

Quisimos salir a cenar, pero estábamos muertas por lo que nos quedamos dormidas. Al día siguiente desayunamos juntxs y ellxs nos contaron que iban a hacer la vuelta al Huascarán, nos emocionaron tanto que pensamos y decidimos hacer con ellxs la aventura, por lo que ese día salimos a Yungay a 14km.
IMG-20180911-WA0065

Vuelta al Huascarán

Sin duda, la vuelta al Huascarán fue una de las rutas más bellas que hemos hecho. Desde un inicio yo dudaba en hacerla debido a que me sentía débil de estado físico y sobre todo porque sabía que iba a ser todo montaña.

Sin embargo, la cuñapita (Mari) estaba súper emocionada, así que decidimos hacerla junto a la pareja de Chie y Daniel.

Día 1

El primer día hicimos 18km para aclimatarnos a la altura, salimos a las 11h00 y llegamos a las 16h00 después de numerosas paradas para hacer fotos, comer chocolate y beber. La ruta es de tierra y todo subida, pero son subidas que se pueden ciclear, solo dos tramos arrastramos la bici. A mitad de camino comimos el lunch y seguimos hasta la cervecería Sierra Andina. Un lugar perfecto para descansar con una increíble vista y unas deliciosas cervezas artesanales.

IMG_20180531_114759.jpg

Día 2

Al día siguiente, partimos a las 11h00 e hicimos 12km. Entramos al Parque Nacional Huascarán donde pagamos 40 soles por el ingreso, te preguntan si quieres acampar o si vas a pasar en un día el Parque, obviamente no te cruzas el Parque en un día, pero decir que tardaríamos más implicaba pagar por cada día, por lo que decidimos decir que cruzaríamos en un día.

Además, no íbamos a acampar en la zona pagada por lo que no pagamos esa tasa. La subida es de piedra suelta pero si se puede montar la bici. Llegas a las lagunas China Cocha y Orkoncocha, dos lagunas hermosas con un color fascinante, desde ahí hasta nuestro punto de Acampada fue todo plano.

IMG-20180904-WA0081

Acampamos después del refugio pagado, justo en la entrada al sendero de la Laguna 69, un spot magnífico cerca del río. Preparamos un couscous con verduras y salsa de tomate que nos calento el cuerpo. Desd que llegamos, ya vimos la subida que nos tocaba al día siguiente.

IMG-20180904-WA0080

Día 3
Nos levantamos, arreglamos las cosas y salimos rumbo a la punta, Portachuelo de Llanganuco. Son 15km de subida de 1000 metros de desnivel, pura trocha y piedra suelta. La pista estaba en condiciones aceptables para ciclear, sin embargo, hubo algunos tramos que tuvimos que arrastrar la bici. Hicimos muchas pausas debido a la altura, tomamos mucha coca. Coronamos la cuesta a las 16h00, 4800msnm!!! Que adrenalina!!!! Tomamos fotos y con alegría,  empezamos el descenso, pero lo que no sabíamos, es que las condiciones eran mucho peores que las de la subida!

La bajada fue de 21km en ruta de piedra suelta, tardamos 2h30 en el descenso (imaginense el estado de la vía) y llegamos a Vaquería en donde comimos y dormimos. La dueña del caserío nos contó tremendas anécdotas de personas viajeras que estaban de paso.

Día 4
El día cuatro quisimos hacer día de descanso así que solo cicleamos 14km de travesía hasta Yanama. Yanama es un pueblo pequeño, con mucho encanto y fuerte presencia de Iglesia Italiana. Llegamos el sábado y pudimos quedarnos el Hotel Andes Lodge en el patio acampando, nos cobraron 10 soles por noche. El dueño un hombre muy interesante y tenía un perrito un poco travieso.

Ese día llegamos, comimos algo y descansamos. En la noche al armar la carpa el perrito pensó que estábamos jugando y se lanzó sobre ella haciendo una raja de 20 cm. Esa noche no llovió mucho pero al día siguiente sentimos que entró agua, teníamos que solucionarlo antes de salir.

IMG_20180911_172948.jpg

Día 5
El domingo amaneció lloviendo por lo que decidimos quedarnos un día más y salir al día siguiente, así tuvimos tiempo para arreglar nuestra carpa, escribir el diario, descansar y conocer más de cerca la realidad de Yanama. Ese domingo festejaban una fiesta católica, vimos llegar a mucha gente de los alrededores que nos deleitaron con sus coloridos trajes y flores.

IMG_20180603_102104.jpg

Día 6
El clima no nos acompañaba, seguía lloviendo a la mañana siguiente. Decidimos esperar a que saliera el sol y partimos a las 12h00.  La ruta fue 10km de subida en camino de tierra, algunas partes con piedras sueltas y lodo; y 21km de bajadas, y subidas agresivas pero cortas. A las 14h30 de la tarde paramos a comer el lunch y continuamos. Al retomar las bicicletas, sólo habia niebla, a penas se distinguía el camino.

Fue una imprudencia salir tarde, a partir de las 17h00 el clima empeoró y empezó a llover. El camino, ya no era de tierra, se transformó en lodo, por lo que yo tuve varias caídas. Los últimos 8km eran pura bajada hasta la población de Acochaca.

Eran ya las 19h00 y no llegábamos, tanto la cuñapita (Mari) como yo no teníamos buenas luces, así que Daniel y Chie se adelantaron a buscar dónde quedarnos en Acochaca, estábamos ya a 3km. Yo ya no veía y no me sentía segura cicleando, así que la cuñapita me acompañó a arrastrar la bici durante los últimos 3km.

Llegamos a Acochaca a las 20h30, yo estaba muy cansada por lo que fui a dormir enseguida. Acochaca un pueblo pequeño donde encontramos un hotel muy barato.

IMG-20180616-WA0038

Día 7
A la mañana siguiente salimos a Chacas. Fueron 12km de ruta, al principio subida de 5km luego una bajada de 1.5 y después 5.5 km de subida. Llegamos a Chachas  a medio día, almorzamos y decidimos quedarnos a visitar la ciudad. Es reconocida por sus deliciosos quesos y la escuela de arte de San Juan Bosco, la iglesia católica que invierte para enseñar a la gente de la localidad para que trabaje en el pueblo y luego las ganancias en su mayoría son para la iglesia, tristemente, y no para la población local.

Día 8
Pasamos esa tarde ahí  y nos quedamos un día más conociendo los talleres y el pequeño pueblo. Además, de lavando la ropa llena de lodo.

Día 9

Al día siguiente salimos rumbo a Punta Olímpica, el punto más alto de la ruta 5400 msnm. Teníamos claro que acampar a esa altura era imposible por lo que hicimos 20km desde Chacas y a 8km de Punta Olímpica, acampamos antes de empezar la subida con varias curvas.

La ruta fue todo subida pero ya con carretera de asfalto. Subidas de 4 a 5% de desnivel. Encontramos a las 16h00 un spot perfecto junto al río, los toros salvajes nos recibieron no tan a gusto, un poco invasivos y asombrados con las carpas. Después, ya entendieron que sólo estábamos de paso y se fueron. Nos acostamos con un cielo inundado de estrellas, y escuchando como los bloques caían de los nevados, una sensación mágica.

Día 10

Ese día nos levantamos con muchas ganas de coronar la cima y de empezar la bajada para llegar a Carhuaz. La Chuquirahua (mi bici) amaneció con las llantas pinchadas, por lo que, Daniel y Chie se adelantaron, mientras que la cuñapita y yo salimos más tarde.

IMG-20180616-WA0029

Al final empezamos los últimos 8km a las 12h00, la subida es de 6% a 7%. Coronamos la punta antes del túnel. Tienes dos opciones, irte por un camino de tierra y coronar el punto más alto o seguir la carretera asfaltada que cruza el túnel.

Debido a mi mala experiencia con la tierra decidí cruzar el túnel y la cuñapita me acompañó. Mientras que Daniel y Chie decidieron subir a la punta más alta que luego nos contaron que esa vía en pocos meses estará imposible de pasar con la bici, tuvieron que arrastrar mucho tiempo en medio de la nieve.

La cuñapita y yo pedimos ayuda a un carro para que nos remolcara el cruce del túnel, pero al final, con tanta curva y falta de costumbre de la velocidad del carro, nos mareamos, por lo que nos remolcaron hasta Carhuaz. Llegamos súper cansadas a almorzar y luego a tomar un rico helado en la Plaza de Armas, muy famoso en la zona. La bajada es de 48km de asfalto y pocas partes de tierra.

IMG-20180608-WA0015

Día 11
Nos despertamos y quedamos a desayunar con Daniel y Chie, quiénes nos contaron su locura de travesia y bajada en la noche. Juntxs, salimos rumbo a Huaraz. 34km de travesía, después de estar 10 días en medio de la naturaleza y sin carros, nos chocó el retomar la ruta con vehículos que poco o nada respetan.

Huaraz-Huánuco

En Huaraz nos quedamos casi una semana, donde pudimos parar a descansar y sobre todo a redactar artículos para la página web. Festejamos el cumpleaños de la cuñapita en un restaurante italiano muy rico y también nos despedimos de Daniel y Chie que se iban rumbo a Lima, nosotras continuábamos por la sierra.

Día 1:

Salimos de Huaraz a las 10h00 rumbo a la laguna Conococha, sin embargo, en medio de la carretera la Sinchiwarmi (bici de la cuñapita) pinchó dos veces seguidas por lo que no alcanzamos a llegar a la laguna sino a Pachacoto a 43km de Huaraz, la ruta es travesía, subidas de 3 a 4%, no largas la mayoría travesía por la pampa, mucho viento.

En medio de la ruta nos encontramos con dos chicos cicloviajeros colombianos, junto a ellos acampamos en Pachacoto, la entrada a Pastoruri en la casa de una señora quien nos dio espacio.

IMG_20180516_184733

Día 2

Partimos de Pachacoto a las 9h00 junto a nuestros compas colonchos, pedaleaban duro y fuimos a su ritmo, toda la ruta hasta Conococha fue travesía, bajadas y subidas de 4 a 5 %. Todo el paisaje es pampa. Llegamos a Conococha y almorzamos viendo el mundial, nos despedimos de nuestros amigos ya que ellos iban rumbo a Lima y nosotras nos desviábamos rumbo a Huánuco.

Al retomar la pedaleada nos dimos cuenta que era imposible, el viento en nuestra contra, en medio de la pampa a horas de la tarde se nos hizo imposible avanzar, cicleamos 8km más y llegamos a unas oficinas, después supimos que era Antamina.

No teníamos otra opción, acampar a esa altura con el viento, ponía en riesgo nuestra salud, las personas de Antamina nos acogieron en el hotel de manera gratuita, les dejamos una carta exponiendo nuestros argumentos (ya que no tuvimos la oplrtunidad de hacerlo en persona al estar siempre reunidos) y consecuencias de la mineria a gran escala y las sucesivas vulneraciones de derechos humanos; y como ellos como empresa grande minera, podrían cambiar a favor de proteger el ambiente y los derechos humanos de la población.

Día 3

Muy temprano salimos de las oficinas de Antamina rumbo a Huallanca. El primer tramo es subida, travesía y luego una súper bajada hasta la entrada al pueblo de Aquia. Había mucho viento y estabamos en mucha altura. Después empieza una subida gradual de 4% hasta Pachapaqui. Ahí paramos a almorzar.

dav

Se nos hizo tarde, la cuñapita se empezó a sentir mal por la altura así que nos remolcaron en un camión de ganado ovino hasta Huallanca. Fue un viaje interesante!

Llegamos a Huallanca a las 16h00, hablamos sobre nuestro proyecto en la Municipalidad y nos auspiciaron el alojamiento en un hotel. Felices cenamos y descansamos.

dav

Día 4

Desayunamos en Huallanca y en el restaurante nos encontramos con una pareja estadounidense cicloviajera. Ellxs nos contaron su aventura, recorren los países por rutas de montaña, su fan page es Let’s go cariño (https://www.facebook.com/letsgocarino/).

Salimos rumbo a Chavinillos, el trayecto a La Unión fue rápido, cuando paramos en la tienda a comprar comida para el lunch nos informaron que esos días hay una fiesta tradicional en Huánuco pampa. Con Mara decidimos quedarnos.

Nos acogió una hermosa familia, Antonella, Salomé, Kathie tres hermosas mujeres que nos llenaron de amor.

Pasamos dos días en La Unión comociendo los juegos ancestrales y fiestas típicas y luego salimos rumbo a Chavinillos.

Día 5

Salimos a Chavinillos, la ruta en su mayoría fue subida de 3% y a veces 4%. Tuvimos una gran bajada, luego travesía y al final, subida para llegar a Chavinillos.

Llegamos y nos acogieron en las oficinas de la policía. Esta vez, tuvimos mejor experiencia. Agradecidas, descansamos.

dav

Día 6

Al día siguiente salimos rumbo a Huánuco, fueron 8km de subida de 4 a 5 % hasta la Corona del Inca, luego una súper bajada de asfalto y más allá empezó la carretera de tierras más de 35km de tierra hasta llegar a Huánuco.

Huánuco-Oxapampa-Huancayo-Ayacucho-Cusco-Puno

Huánuco fue una de las ciudades donde encontramos un buen clima después de mucho tiempo de frío. Nos quedamos en casa de Ana, una chica genial que nos hizo pasar súper en la ciudad. Justo llegamos en el día de San Juan así que nos fuimos a Tingo María a vivir las fiestas.

Fue un poco decepción ya que era pura tecnocumbia y poca música autóctona. En Huánuco nos quedamos cuatro días. Una noche mientras cenábamos, vimos un póster que hablaba sobre un festival en Oxapampa, Selvámonos, un festival de rock y cumbia en beneficio al ambiente, por lo que sin dar tanta vuelta, participamos en un concurso y ganamos una entrada.

Sabíamos que teníamos el tiempo contado en Perú y habíamos ya planeado llegar a Puno a dar talleres, por lo que decidimos hacer el tramo Huánuco-Oxapampa-Huancayo-Ayacucho-Cusco-Puno en bici y auto stop. Y así lo hicimos.

La mayoría en camiones, camionetas y buses.

davIMG-20180708-WA0039IMG-20180722-WA0024davIMG-20180728-WA0032IMG-20180729-WA0079

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s