cicloviaje, ecuador, travesía, Uncategorized

Buen viento y buen pedal. Ecuador

Quito-Riobamba

IMG-20180318-WA0037.jpg

El día había llegado, nos levantamos con muchas ganas de empezar nuestra primera ruta; el objetivo: Latacunga, una ciudad a 82km de Quito, capital de la provincia de Cotopaxi. Entre armada de alforjas, revisión mecánica y desayuno de despedida, salimos a las 9h30  del Valle de los Chillos el 18 de marzo de 2018. En el trayecto nos encontramos con Andrés Campaña, un loco aventurero ciclista que había recorrido Sudamérica en bicicleta durante tres años, súper coincidencia! Nos acompañó en nuestros primeros kilómetros contándonos de sus aventuras.

La ruta hasta Machachi son cuestas y bajadas, con inclinación de 35° – 45 °, las bajadas recompensaban las buenas subidas. Nos sentíamos fuertes así que hicimos pocas pausas y seguimos. Desde el pase del peaje en Machachi, el frío empieza, la coordillera se siente y el Cotopaxi hace lo suyo (brindar sombra) necesario para la cicleada. Junto al frío empieza una subida para llegar al punto más alto de la ruta, el límite provincial entre Pichincha y Cotopaxi.

Coronamos la cuesta a las 14h00, y empezamos la bajada que nos llevaría a Latacunga. La bajada fue espectacular, a pesar de la lluvia, característica de esa zona “El Chaupi”. Bajamos y luego disfrutamos de la carretera plana hasta Latacunga. Llegamos a la ciudad a las 16h30 con mucha hambre! Con tanto entusiasmo al ser la primera ruta, nos olvidamos de almorzar.

La acogida en Latacunga fue hermosa, en la casa de la tía de la Caro quien nos esperó con una ducha caliente y una deliciosa cena, rica en proteínas y frutas.

IMG-20180320-WA0041.jpg
El 19 de marzo, salimos con energía rumbo a Ambato, era una ruta de 47km. Nos despedimos de las tías con un desayuno recargado para la pedaleada. Salimos a las 11h00 y llegamos a 13h00 a Ambato, fue una ruta que disfrutamos con el viento a favor y en contra. Una ruta plana con una cuesta larga, inclinada a más o menos 45° hasta llegar al mirador de la laguna de Yambo, después es todo plano y con bajadas hasta la entrada a Ambato

La entrada a la ciudad de Ambato fue totalmente caótica, las personas conductoras no respetaban, había mucho tráfico y una contaminación auditiva brutal por pitos y gritos. A Ambato llegamos a la 13h00 y en cruzar la ciudad nos tardamos tres horas entre preguntar direcciones y lidiar con el tráfico.

En Ambato nos acogió Bruno Sánchez, de la Red Warmshowers. Bruno es un cicloviajero que recorrió Ecuador y Colombia, él ama viajar en su bicicleta y tiene unas anécdotas increíbles y motivadoras. Fue una súper acogida en Ambato, tan buena acogida que decidimos quedarnos un día más. Bruno nos indicó la ciudad, museos y nos compartió su filosofía de vida y sus viajes con la bici. Además, nos recomendó hacer la ruta hacia Riobamba rodeando el Chimborazo, es decir por Aguaján.

IMG-20180322-WA0057.jpg

El 21 de marzo salimos desde Ambato rumbo a Riobamba por la ruta 491, eran más kilómetros que la ruta por la panamericana, pero el paisaje valía la pena, según las indicaciones de Bruno. La ruta hasta Riobamba eran 134km, por lo que hicimos en dos días, 77km el primero y 57 km el segundo.

Desde que salimos la ruta va al borde del río Ambato, es una travesía con cuestas y planicie, las cuestas varían entre 30 ° a 45 ° de inclinación. Los primeros 35 km son así, hasta llegar a Aguaján donde hay un desvío para unas fosas termales. Después empieza un sector de 15 km de subida hasta llegar a más de 4000 msnm, la subida es 35° de inclinación, sentíamos la altura así que empezamos a controlar más la respiración. Los siguientes 15 km tienen parte de camino de tierra y de asfalto, los paisajes son increíbles, pudimos ver caballos, vicuñas, conejos y muuuucho pajonal.

Los últimos 12 km fueron asfaltados con una inclinación de 25 °, pedaleamos a más de 4100msnm hasta las 17h00 que decidimos parar y encontrar un buen spot para acampar. Nos quedamos al costado de la carretera, el sector se llama Río Colorado, no había casas de ningún lado, lo bueno es que teníamos unas galletas y café para cenar.

IMG-20180322-WA0007.jpg

A la mañana siguiente, el 22 de marzo, nos despertamos y tuvimos un cuadro espectacular, era el Chimborazo con todo su esplendor dándonos los buenos días. Salimos a las 9h30 después de un rápido desayuno y empezó nuestra ruta a Riobamba. El inicio fue duro, estábamos cansadas del día anterior, sentíamos la altura y el frío, pero poco a poco el cuerpo se fue aclimatando. Llegamos al refugio del Chimborazo a casi medio día donde tomamos un té y decidimos dejar las bicis en la entrada y subir en carro hasta el segundo refugio. A las 14h00 retomamos la pista en donde nos alegramos porque fue todo bajada hasta Riobamba. Solo en la entrada a la ciudad hubo dos cuestas, pero todo el resto bajada.

IMG-20180322-WA0012.jpg

La bajada fue increíble, porque veíamos los sembríos andinos que pintan las montañas. En la bajada escuchábamos una que otra voz gritando “gringas”, mientras que la Mara les decía no soy gringa, soy española, la Caro les decía soy ecuatoriana!! Entre viento y viento esperamos que se haya escuchado.

IMG_20180324_095231.jpg

Llegamos a Riobamba a las 17h30 dodón nos recibió Nelly, una mujer activista ciclista que organiza un proyecto para hacer cine foros de la bici y género en el sector rural de Riobamba, además, su proyecto se basa en enseñar mecánica y  cómo montar la bici a las mujeres del sector rural.

Riobamba-Macas

Día 1

Salimos el 23 de marzo de la ciudad de Riobamba (capital de la provincia de Chimborazo) Ecuador, la salida fue a las 11 am después de arreglar el descarrilador de la Chuquirahua (bicicleta de Caro). El objetivo era llegar a Cebadas, un pueblo a 40 km de Riobamba.

Como siempre, las salidas y entradas a las ciudades grandes son caóticas. Preguntando a la gente, logramos salir en medio de carros, ferias y gente cruzando la calle sin mirar los medios de transporte. Desde la salida de Riobamba empiezan subidas y bajadas, un tramo de 15 km es travesía. Los 25 km siguientes es una subida larga que varía entre 5 y 6%.

Los últimos 10km nos llovió, llegamos al pueblo de Cebadas mojadas y con hambre. El pueblo de Cebadas es pequeño, por lo que fuimos a un restaurante a comer y pedir si podíamos acampar en ese lugar. María (la dueña del restaurante) nos invitó a quedarnos en su casa en un cuarto donde podíamos armar nuestros colchones y sleeping bags, por lo que ahí pasamos la noche.

IMG-20180911-WA0050

Día 2
A la mañana siguiente, después de un rico desayuno salimos rumbo a Zúñac, un poblado de la provincia de Morona Santiago, en la ceja de selva. La salida de Cebadas fue subida durante 10km, luego travesía y luego subidas de 4-5km hasta llegar al primer mirador de las lagunas de Atillo, para coronar el punto más alto. Antes del descenso hacia Zúñac, hay una subida de 1.3km de 8% de desnivel. Coronamos la cuesta en donde nos tomamos fotos a las 16h00 y después empezamos la bajada, 30 km aprox de bajada hasta el poblado de Zúñac.

IMG-20180911-WA0040

La Mari y yo teníamos los frenos desgastados, así que cruzar la coordillera nos resultó un poco alarmante, tuvimos que bajar muy despacio debido a las muchas curvas. A la final, después de 1h30 de bajada llegamos a Zúñac.

En Zúñac nos acogió el presidente de la comunidad en la casa comunal, donde pudimos armar nuestras carpas y descansar.

IMG-20180911-WA0051.jpg

Día 3
Al día siguiente salimos rumbo a Macas, capital de la provincia de Morona Santiago, en la selva ecuatoriana. Macas está a 54km de Zúñac. La ruta empieza con una buena subida de 1. 2km, luego un tramo de travesía en donde se recorre algunos puntos de extracción de empresas mineras.

Casi a la mitad del trayecto, se llega a una población pequeña dónde inicia de la pendiente de 5km aproximadamente, la cual nos llevó al Mirador donde se puede apreciar el río Upano. Nos paramos a tomar un refrigerio y después continuamos la ruta hacia Macas.

IMG-20180911-WA0034.jpg

Macas-Loja

Día 1

El día 26 de marzo nos levantamos y fuimos a chequear los frenos de las bicicletas. Nos centraron las llantas, almorzamos y a las 14h00 salimos rumbo a Logroño, a 45km de distancia de Macas.

Ciclear en la Amazonía empezaba a ser placentero después de los grandes desniveles de la sierra ecuatoriana. Y como no podía faltar la lluvia en la selva, los últimos 20km nos llovió así que disfrutamos de la cicleada con agua.

Llegamos a Logroño a las 18h00. Estábamos muy agotadas para buscar dónde quedarnos y evitar el pago de un hotel, sin embargo tuvimos que pagar uno.

Cenamos los ricos patacones ecuatorianos con café y a dormir, para la cicleada del próximo día.

IMG-20180911-WA0066.jpg

Día 2

Al despertarnos, la Sinchiwarmi (bicicleta de Mari) estaba pinchada. El aro de Mari es de 700, una medida europea que no encontramos en ningún lado de Ecuador, y necesitábamos un tubo (cámara) para ella, así que preguntamos en Logroño y nos dijeron que en Sucúa capaz encontremos. Mi papi, quien nos acompañaba junto a mi tía en estas semanas, nos llevó en el carro a Sucúa, un pueblo antes de Logroño y encontramos el tubo de 29 que se podía adaptar a la llanta.

Arreglamos la bicicleta, y partimos desde Logroño rumbo a Limón Indanza, una ciudad a 68km de distancia. Los primero 30km, justo en el desvío para Santiago de Méndez, es un tramo de bajadas y subidas, nos sentiamos fuertes y lo hicimos en 2 horas.

Al cruzar el puente del desvío empieza una ruta con varias subidas, poquísimas bajadas y pocos planos. Las subidas varían entre 6 y 7 %. La pedaleada fue dura y se nos hizo larga. A 8km de llegar a Limón, tuvimos que pedir ayuda del carro, eran las 18h00 y nos faltaba de 40 minutos a 1 hora de pedaleo. Nos remolcó el carro hasta Limón.

Llegamos a Limón y contactamos a Yajuan Centro Cultural en Limón Indanza. Un lugar hermoso para descansar, lleno de paz, arte y belleza. Este Centro Cultural fue impulsado por tres amantes de las bellezas en Limón Indanza quienes decidieron resaltar el arte de la región e impulsar al turismo. De esta manera gestionan el Centro Cultural.

IMG-20180911-WA0046

Día 3

Después de una noche llena de paz y tranquilidad escuchando el sonido de los animales y del río, nos despertamos a la mañana siguiente comimos un pequeño desayuno y seguimos la ruta rumbo a San Juan Bosco, 34km de recorrido.

La ruta empieza con una subida de 4km, paramos en una gasolinera a inflar las llantas y continuar con la ruta. No habíamos parado durante 7 días, así que estábamos cansadas. Llegamos a San Juan Bosco a la 13h00, almorzamos y decidimos quedarnos la tarde descansando y salir al día siguiente.

Esa tarde nos bañamos en el río, disfrumanos de la compañía de mi papi y mi tía Maria Eugenia (Suquita). En San Juan Bosco, vive la familia de Doris Arévalo, una mujer espectacular que recorrió el Ecuador en bicicleta. Ella ahora vive fuera de la ciudad, pero su mamá y papá siguen ahí. Doris construyó una casa en medio del campo con temática de la bicicleta.

El baño, la cocina, el dormitorio, la terraza tiene detalles de las partes de la bicicleta, además tiene una hermosa perrita llamada Sasha, quien nos brindó su cariño y cuidado durante toda la noche.

IMG-20180911-WA0048

Día 4

A la mañana siguiente, cargadas de energía y amor, después de ese grandioso lugar, salimos rumbo a Gualaquiza. Sasha nos acompañó durante los primeros kilómetros, fue muy difícil despedirla.

La salida de San Juan Bosco es una subida de 22km que varía entre 5 y 6%. Nunca nos imaginamos que en la selva lala topografía fuera cuesta arriba, sin embargo, fue así.

Los siguientes 30 km son de travesía, con grandes cuestas y bajadas. Las bajadas nos daban vida, nos llenaban de adrenalina. Los últimos 4km son de bajada y llegamos así a la ciudad de Gualaquiza, donde almorzamos fanesca a lo amazónico.

Decidimos quedarnos en Gualaquiza, así que fuimos a la iglesia donde nos acogieron por esa noche.

IMG_20180330_160256.jpg

Día 5

Al día siguiente nos brindaron el desayuno en la parroquia y salimos hacia Zamora. La ruta a Zamora, capital de la provincia de Zamora Chinchipe, última provincia de la selva ecuatoriana limítrofe con Perú, era de 120km de recorrido.

Varixs cicloviajerxs nos comentaron que durante esa ruta vamos a sentir como nuestras piernas fluyen al igual que la bici, y así fue. Partimos a las  10h00 am, hicimos nuestros primeros 45 km hasta Yantzaza donde almorzamos, y después continuamos la ruta hasta Zamora. Ha sido una de las rutas en donde más kilómetros hicimos, debido a la planicie. Además, de los hermosos paisajes de la selva!!!

Llegamos a Zamora a las 17h45 de la tarde, buscamos dónde pasar la noche de manera gratuita, no encontramos, por lo que pagamos un hotel. Era la noche de despedida con mi papi y mí tía, ya que tenían que regresar a Quito.

IMG-20180911-WA0053.jpg

Día 6

A la mañana siguente hicimos un pequeño trekking en el Parque Podocarpus y a medio día nos despedimos de mi familia, muy agradecidas por el súper apoyo y la gran compañía de esas dos magníficas primeras semanas de viaje.

Esa tarde fuimos a la casa de una mujer activista ciclista en Zamora, Diana Saetama, ella nos acogió en su hogar con mucha alegría y amor. Además, organizó la salida al día siguiente rumbo a Loja, donde nos acompañó el colectivo ciclista de Zamora.

IMG_20180331_093505.jpg

Día 7

El 01 de abril salimos de ruta a Loja, Bruno, cicloviajero brasileño-ecuatoriano que lo conocimos en Ambato, no dijo que era una de las rutas más duras en Ecuador.

Desde que salimos, la Chuquirahua (mi bici) tenía descentrado el aro de atrás, durante dos horas en la mañana, antes de salir, pasé moviendo los radios. Al iniciar la ruta con el colectivo ciclista de Zamora, le sentía a mi bici frenada. 10 km más allá, pinché por culpa de un radio que se había aislado, eran gajes del oficio, pero me bajoneó totalmente.

Mara me animaba full a seguir, pero estaba tan desanimada con la bici que hicimos 20 km más y le dijé a Mara que no quería ciclear más y que pidieramos que nos remolque un carro.

Almorzamos, era tarde y Diana junto a su amigo nos remolcaron hasta Loja, donde llegamos a la casa de Gaby, amiga de Andrés Verdezoto, cicloviajero ecuatoriano, quién nos hizó sentir como en casa desde el principio.

IMG-20180911-WA0031

Nos quedamos en Loja, en un lugar maravilloso, conociendo a los súper colectivos ciclistas y a la masa crítica, hasta el miércoles 04 de abril.

Loja-La Balza

Día 1

El 04 de abril salimos rumbo a Gonzanamá, ciudad ubicada en la provincia de Loja. Son 75 km. Salimos a las 9h30 am de Loja y empezamos el ascenso de 20km hasta los molinos, donde pudimos observar la ciudad de Loja. Continuamos por una súper bajada de 10km hasta Catamayo, donde paramos a almorzar nuestro lunch.

Retomamos la ruta a la 13h30 de la tarde, donde pasamos por sembríos gigantes de caña de azúcar. Los siguientes 15km fueron con una superficie plana y un hermoso paisaje.

El clima estaba sofocante y empezamos una subida interminable, según los mapas que veíamos esta subida era hasta Gonzanamá es decir 25km y la llegada de 5km de bajada. En plena subida nos quedamos sin hidratación, no había casas cerca, el paisaje era muy seco, son embargo después de algunos kilómetros encontramos una casa donde nos brindaron un jugo de naranja, súper refrescante.

Nos subimos, nuevamente, a las bicis y continuamos pedaleando. El clima sofocante por el sol cambió de un momento a otro por lluvia. A 15km de llegar a Gonzamá, Mari pinchó su llanta por lo que paramos en una caseta a parcharla. Nos refugiamos de la lluvia.

Empezó a atardecer y tuvimos la ayuda de Carlitos (familiar que vive en Gonzamá) nos vino a recoger y nos llevó a Gonzamá a su casa. Llegamos muy mojadas y metimos todas las cosas. Carlitos y Zoilita nos recibieron con una deliciosa comida y sobre todo mucho pero mucho amor familiar.

En Gonzanamá nos quedamos hasta el día viernes, debido a que hicimos talleres con la Asociación de Mujeres Gonzanameñas, además de organizar un mini ciclopaseo y conocer el hermoso proyecto de agroecología que dirige Carlos Loayza en el cantón.

IMG-20180911-WA0028.jpg

En el ciclopaseo nos contactamos con el líder del colectivo ciclista de Gonzanamá quien nos recomendó cruzar frontera por el Parque Nacional de Yacuri.

IMG-20180911-WA0044.jpg

Día 2

El sábado 7 de abril, después de una estadía maravillosa en Gonzanamá salimos rumbo a Amaluza, 59km de ruta. Salimos a las 11h00.

La ruta empieza con subida hasta la población de Quilanga, después unos 10 km de bajada hasta cruce del río y nuevamente empieza una subida de más de 8% de inclinación. Los últimos 8 km son de bajada donde llegamos a la ciudad de Amaluza.

IMG_20180407_123117.jpg

Los bomberos nos abrieron las puertas y pudimos descansar esa noche en sus instalaciones. La ciudad de Amaluza es pequeña y el clima oscila entre los 15 y 20°C.

IMG-20180911-WA0029

Día 3

Al despertarnos, llovía y nos recomendaron esperar a que escampe debido a que la ruta hacia Jimbura es de tierra y como había llovido toda la noche y mañana seguro había lodo.

Esperamos hasta medio día y salimos. Evidentemente la ruta es de tierra, piedra y lodo, casi imposible ciclear por lo que en muchas partes tuvimos que arrastrar la bicicleta. El paisaje fue impresionante. Hicimos 10km de subida en piedra, pero vimos que por el estado del camino era imposible seguir.

IMG_20180408_132514.jpgUn camión de venta de gas nos remolcó los 6km que faltaban hasta Jimbura. Y el señor nos dijo que el camino hacia El Refugio del Parque estaba en las mismas condiciones, así que nos ofrecía llevarnos hasta allá. Decidimos ir con él hasta allá.

Ese día acampamos en una casa abandonada frente al refugio. Estábamos solas, se escuchaba a los animales rodear la casa, fue una noche interesante.

IMG-20180911-WA0038

Día 4

A la mañana siguiente hicimos una caminata a la Laguna negra del Parque. Continuamos la ruta rumbo a San Andrés, a 41km de donde estábamos. El camino era de tierra y piedra suelta por lo que costaba mucho ciclear, varias veces teníamos que arrastrar la bicicleta. A los 10km de haber partido, a la Mari se le explotó la llanta debido al frío, por lo que nos paramos a arreglar.

IMG-20180911-WA0030.jpg

Nos encontrábamos a más de 4000 msnm, veíamos al frente las montañas peruanas. Empezó a llover, no podíamos arreglar la bicicleta debido a que su llanta se explotó y no teníamos repuesto. La vía es nada transitada debido a su estado y poca población.

Esperamos desesperadas durante 4 horas, hasta que pasó un automóvil que nos llevó a San Andrés.

San Andrés es una población pequeña, llegamos arreglamos la bici de Marina donde un mecánico y fuimos a comer en el único restaurante del pueblo. Justo nos encontramos con un grupo de ingenieros en minas, que estaban investigando el territorio para explotar una mina. Fue muy triste ver cómo la población desconocía de los repercusiones, la falta de información y la falta de consulta previa por parte de la empresa minera.

Día 5

El tramo de San Andrés hasta La Balza (frontera con Perú) hicimos en ranchera y luego bus. Fueron 57km por una vía en un estado imposible de ciclear si no tienes una buena bici montañera. Las nuestras son de ruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s