activismo, ambientalismo, decolonial, derechoshumanos, feminismo, perú, realidades, transformadoras, Uncategorized

Cajamarca: defensoras de la vida y de la Pachamama

IMG_20180514_182718542

En Cajamarca tuvimos la oportunidad de conocer a las Defensoras de la Vida y de la Pachamama quiénes llevan décadas luchando contra los proyectos mineros en la región, destacando sin  duda el emblemático proyecto del Conga.

Paradójicamente a la “promesa de desarrrollo” de númerosas empresas transnacionales radicadas en la región, Cajamarca es por sexto año consecutivo la región más pobre del país según el INEI. Durante el año 2017, el 47,5% de su población no contó con ingresos suficientes para cubrir la canasta básica familiar valorizada en 388 soles mensuales (119,5 dólares/101,4 euros).

A lo largo de este artículo, analizaremos en un primer lugar cómo afecta el extractivismo de manera diferenciada a las mujeres; en un segundo lugar, el rol desempeñado por las Defensoras de la Vida y de la Pachamama; y finalmente, enunciaremos los desafíos pendientes.

1)Extractivismo y repercusiones diferenciadas sobre las mujeres: violencia de género en un contexto de minería

El mundo de las minas empieza con M de macho al ser tradicionalmente un mundo de hombres. No sólo porque internacionalmente el 5% de puestos en las juntas directivas son ocupados por mujeres en las 500 más grandes empresas mineras, sino porque la minería vincula a hombres blancos, mineros, urbanos y profesionales con hombres indígenas, mestizos, campesinos creando un vínculo, de hombre a hombre.

En este ámbito, las mujeres en una minoría son dueñas de las tierras por lo que no tienen voz, ni participación efectiva en las decisiones, ni en las consultas previas. Asimismo, en un mundo dominado por hombres, hay mayor violencia hacia las mujeres, perpetuada tanto por los mineros, la policía, los miembros de seguridad, sus maridos; y, se da la  apertura de numerosos prostíbulos en dónde la explotación sexual es promovida por las redes de trata.

Analicemos con más detalles las consecuencias diferenciadas del extractivismo sobre las mujeres.

i) Masculinización del territorio

Según los datos de la FAO, se calcula que existen en el mundo 1.600 millones de mujeres campesinas pero sólo el 2% de la tierra es propiedad de ellas y reciben únicamente el 1% de todo el crédito. En América Latina y el Caribe, la población rural asciende a 121 millones de personas, lo que corresponde al 20% del total de la población. De este, 48% son mujeres, quiénes trabajan alrededor de doce horas diarias en la huerta, al cargo de los animales, en la cosecha y cocinando alimentos, educando a niñxs, cuidando a adultxs mayores, entre otras múltiples actividades.

En Perú, las mujeres sólo poseen la quinta parte de la propiedad de la tierra. La distribución desigual de las tierras está legitimada por la Ley General de Comunidades Campesinas, la cual en su artículo 12 otorga la tierra solo a comuneros calificados: los jefes de hogar. Las dificultades de acceso a la propiedad de la tierra producen que las mujeres sigan teniendo problemas de titularidad y por ende, de inseguridad jurídica, de acceso al crédito, decisiones en torno al uso de las tierras y a la generación de ingresos.

ii) Consulta previa desfeminizada

En virtud del Convenio 169 de la OIT, Perú tiene la obligación de consultar a los pueblos indígenas y tribales sin discriminación entre hombres y mujeres antes de autorizar cualquier programa de explotación de recursos en sus tierras. Sin embargo, la realidad difiere; y es que en muchas de las concesiones mineras no se realizan la consulta previa, y si se desarrollan, no existe una participación efectiva de las mujeres.

Dicha realidad está tanto respaldada por el Estado como por las propias organizaciones y comunidades indígenas quiénes privilegian la representación masculina. Es fundamental en este punto recalcar la importancia de incluir una perspectiva de género. Las mujeres tienen un papel preponderante en el sostenimiento de la vida, cuidado de tierras, agua y naturaleza.

iii) Protesta social, criminalización y violencia de género

Las mujeres que intervienen en las protestas han sido golpeadas, vejadas sexualmente y son constantemente criminalizadas por diversos delitos (lavado de activos, extorsión , etc.), como estrategia extractivista de disidencia. Muchas de entre ellas son difamadas por la prensa regional y por la sociedad.

La violencia sexual es usada como arma de guerra por parte de los hombres sobre las mujeres con el objetivo de atemorizarlas, de controlarlas y de humillarlas; sea bien por parte de la policía, mineros, miembros de seguridad, etc.

En definitiva, se les priva de sus tierras y medios de vida, agua potable, producción agrícola, están expuestas a violaciones y a la prostitución. Muchas de ellas se ven obligadas a migrar a la ciudad en dónde están expuestas a la pobreza máxima y a la explotación sexual y laboral.

2)¿Qué hacen las Defensoras de la Vida y de la Pachamama?

Entre sus múltiples actividades -siendo la gran mayoría no remuneradas e invisibilizadas por la sociedad-, defienden la tierra y la vida, al estar en contra de las repercusiones medioambientales y sociales que de la entrada de las mineras transnacionales.

¿Cómo lo hacen? A través de la concientización y advertencia a las poblaciones que van a verse afectadas acerca del impacto de la minería (contaminación del agua, tierra, medioambiente, desplazamiento forzado de las poblaciones, afectación a la salud física y mental, etc.).

Además, realizan un monitoreo de la calidad del agua de la región y proveen formación a las comunidades para que puedan hacerlo por sí mismas.

Asimismo, dan seguimiento a casos jurídicos de las personas afectadas por la minería, específicamente, por las criminalizaciones sistemáticas hacia las defensoras como herramienta de disidencia por parte de las mineras y los casos de violencia de género. Las Defensoras están apoyadas en su trabajo por la ONG Grufides.

Realizan también una gran labor de incidencia a través de su participación y liderazgo de numerosas manifestaciones para visibilizar la realidad de la zona; y se han formado en periodismo ciudadano y comunicación para informar de los atropellos constantes de derechos humanos y llegar así a las nuevas juventudes.

Finalmente, su labor en tanto que activistas no es remunerada por lo que han iniciado un proyecto de economía, popular y solidaria a través de la venta de productos artesanales que tienen por objetivo el autofinanciarse, rescatar y compartir las plantas medicinales de la zona.

IMG_20180510_121012153

En tanto que activistas, muchas de ellas luchan a diario por sus tierras, por el resto de personas, realizan múltiples actividades de cuidado hacia el resto, pero esa lucha y cuidado, no la suelen hacer en primera persona; siendo así la falta de cuidado y atención a sí mismas, una forma más de violencia. Es algo común en el seno de las mujeres activistas, ya que numerosas creencias y conductas promueven que la falta de autocuidado es una característica esperable en una “buena activista”, ya que en caso contrario, tiene una falta de compromiso.

Tras acompañarlas en varias de sus actividades diarias (monitoreo y control de la calidad de agua, charlas de concientización y formación acerca de las consecuencias de la mineria, etc.), tuvimos un taller con ellas de autocuidado a fin de reconocer quiénes somos (y no quién espera la sociedad que seamos), a qué violencias nos enfrentamos, la falta de autocuidado como una forma de violencia, y la importancia de los círculos de mujeres como espacio de autocuidado.

Fue un espacio lúdico, interactivo, en dónde casi todas aceptamos “sólo tener tiempo para el resto de personas quiénes me necesitan realmente, y no para nosotras, ya que estamos bien y no sufrimos de ningún tipo de violencia”. Al hilo de las horas, el mensaje fue cambiando, reconociendo que aquello es lo que espera la sociedad de ellas, pero que sin duda, necesitan dedicarse tiempo a sí mismas, a su salud mental y física, para así estar bien, y poder seguir luchando por sus ideales, incluyendo de esta manera el autocuidado dentro de sus vidas, y no viéndolo como una carga adicional dentro de sus apretadas agendas.

3)¿Cuáles son los desafíos actuales de las Defensoras?

En un primer lugar, seguir promoviendo la organización entre ellas entre ellas y el autocuidado:

-Realizar acompañamientos integrales a las mujeres en situación de violencia y que han sido criminalizadas como activistas.

-Brindar talleres de autocuidado y autodefensa.

-Dar formaciones acerca de los protocolos de acciones urgentes en caso de detención por la policia.

-Generar alianza con otras organizaciones feministas en derechos humanos y medioambiente.

-Seguir coordinando con artistas y periodistas para dar voz a la realidad acaecida en la región.

En un segundo lugar, continuar realizando movilizaciones, propagandas y resistencias simbólicas.

En un tercer lugar, seguir dando capacitaciones a las comunidades para controlar la calidad del agua; para conocer sus derechos, acerca de qué es la soberanía alimentaria, de cuáles son las repercusiones medioambientales y sociales de la mineria; y, cómo grabar situaciones de violencia en los ámbitos públicos y privados.

Finalmente, presentar habeas corpus y denuncias por los hostigamientos recibidos, denuncias por los casos de violencia de género, y los casos y solicitudes de medidas cautelares ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y Sistema Universal.

En definitiva, la minería afecta toda la población, sin embargo, repercute de manera diferenciada a hombres y mujeres. Grupos como las Defensoras de la Vida y de la Pachamama existen en toda América Latina, siendo responsabilidad de los Estados el apoyar estos grupos, brindarles protección, garantizar leyes y politicas públicas con enfoque de género y ejecutar alternativas a las mineras transnacionales.

Agradecemos enormemente a cada una de las Defensoras y a Grufides por habernos brindado su tiempo y conocimiento para conocer más de cerca la realidad de la zona. Una fuente de inspiración y de motivación: “AGUA SÍ,ORO NO”.

IMG_20180515_192842100_LL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s